viernes, 24 de febrero de 2017

Historias con final AIRE de Barcelona

Son las nueve de la mañana y es sábado. Ayer no salisteis porque estabais cansados, pero él aún duerme. Te levantas procurando no hacer ruido, preparas el desayuno y mientras el agua hierve en la cafetera miras por la ventana: Barcelona ha amanecido soleada.

Vuelves a por el café y lo dejas encima de la mesa justo en el momento en que él aparece por detrás y te besa en la mejilla deseándote los buenos días. Los dos sabéis que es un día especial, un día en el que uno de vuestros sueños se hará realidad.

Preparas tu bolso con lo indispensable mientras él acaba de afeitarse y salís a dar un paseo. No os apetece coger el trasporte público; bajáis paseando al barrio del Born. Durante el camino os detenéis donde se os antoja sin que el tiempo apremie; visitáis librerías, perfumerías y os detenéis en alguna exposición.

Ya en el Born, os perdéis por sus hospitalarias callejuelas intentando recordar dónde está esa tienda de vestidos vintage y sin saber muy bien cómo, acabáis dando con el bar donde os conocisteis y pasasteis la noche riendo y bailando. Sin lugar a dudas entráis y tomáis el vermut. Se os hace extraño estar allí, de día, pero os gusta pensar que seguís el uno junto al otro.

Foto de www.nachosayas.com
Foto de www.blog.ticketea.com
Finalmente el momento ha llegado, antes de ir a comer a vuestro restaurante preferido, ha llegado la hora en que os cogéis de la mano y entráis en ese lugar mágico donde siempre habíais soñado entrar pero nunca habíais podido porque las obligaciones cambiaban el rumbo de vuestros deseos... por fin entráis a vivir vuestra experiencia de relax en AIRE de Barcelona.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada